2 de mayo de 2012

RENACER

...Aquella tarde fría ...el calor de tu cuerpo... desde tu mirada honda, mi juventud volvió. Se derrumbaban los años, se llenó el antiguo vacío, como en un milagro la pesadumbre voló. ¿Aquello era posible? delicado y fuerte, dulce y amargo, tan joven, tan viejo...  Fuerza desatada, desbordante, momentos, minutos, horas robadas al tiempo, todo, todo para mi. Un regalo tardío del cielo, nunca creí merecerlo ... allí estaba ...a mis pies...   Maribel Serran

2 comentarios:

Ana Verdugo dijo...

Tienes toda mi admiración en este renacer envidiable y que tanto te mereces.

Solina dijo...

La esperanza de un tiempo mejor y feliz jamás debe perderse pues al final del arco iris nos espera un renacer al amor, a la vida, a la felicidad del alma, del corazón.
Tiernos y llenitos de sentimientos estos versos que nos ofreces.

Un abrazo desde mi distancia.